PROGRAMA

 

 

LUNES, 11 DE JULIO

Crisis del sistema actual: Resiliencia Psicológica

 

El progreso sin medida, el crecimiento económico sin límites, una democracia  representativa sin participación ciudadana real… son cuestiones que están sufriendo fuertes críticas no sólo por su incapacidad de resolver los grandes problemas globales, sino también porque cada vez más se visualizan como el problema y no como la solución.

 

En esta primera parte del curso profundizaremos en la crisis social, política, medioambiental y económica a la que nos enfrentamos, así como la complejidad de la misma y la necesidad de realizar diagnósticos realistas desde el punto en el que estamos.

 

Ante esta situación, la resiliencia psicológica nos podrá ayudar como seres humanos a ser capaces de enfrentarnos a lo peor como también obtener de nosotros mismos lo mejor.

 

Trabajaremos aspectos como inteligencia individual y colectiva, conductas de empatía, asertividad, solidaridad, etc... Valores necesarios a desarrollar para conseguir afrontar las importantes dificultades que como individuos y seres sociales tendremos que tener presentes ante una situación de colapso generalizado.

 

Adaptarnos a espacios donde construir a partir de valores será una de las primeras opciones en la que tendremos que mejorar ante las nuevas transformaciones que se avecinan. Empezar a practicarlas será el primer paso.    

MARTES, 12 DE JULIO

Resiliencia Social: de la comunicación no violenta a la responsabilidad global

 

No estamos ante una crisis coyuntural sino ante una crisis de modelo, una crisis de civilización en la que la responsabilidad de la misma no es igual para todas las personas y entornos, sino que recae en el modelo donde un escaso 20% de la población mundial vive ante impactos negativos que castigan más severamente al 80% restante.

 

En estos entornos hemos creado sociedades muy agresivas para sobrevivir antes estos ambientes y nuestros comportamientos diarios también están en la línea de abusos, defensas, conflictos y barreras para afrontarlos. Ante estos contextos hay autores como Marshall B. Rosenberg que plantean estrategias como la escucha activa, la comunicación no violenta y la mediación tanto individual como colectivamente. Conocerla, practicarla, relacionarla con nuestros grupos, instituciones, y entornos es el siguiente reto para apostar por la resiliencia social y comportarnos como seres humanos responsables socialmente.

 

Para ello, además, para conseguir avanzar en esta línea, en esta parte del programa del curso, profundizaremos al mismo tiempo en la sociedad del cuidado (en su concepto más amplio). Necesitamos crear entornos donde las personas sean el centro y los espacios sean más distendidos. En estos espacios una herramienta muy a tener en cuenta será el juego cooperativo y sus posibles aplicaciones como herramienta pedagógica y de aprendizaje social resiliente.

MIÉRCOLES, 13 DE JULIO

Diferencias y confluencias entre sostenibilidad y resiliencia

 

Estamos viviendo las primeras etapas de un cambio civilizatorio de grandes proporciones. Dos de sus características básicas en relación al medio ambiente son una reducción de la energía y los materiales disponibles. Sus consecuencias son ya inevitables, pero lo que no está escrito aún es en qué velocidad ocurrirá, qué profundidad alcanzará o cómo se reconfigurarán los ecosistemas y las sociedades humanas. 

 

Ante esta situación tenemos la oportunidad de mejorar nuestros entornos para que esta situación sufra la menor degradación social y ambiental posible de una manera resiliente. Padecer un colapso energético y de materias primas de manera brusca puede llevar a las sociedades actuales a no poder reaccionar positivamente a este gran cambio. Prevenirlo y empezar a trabajar confluyendo la sosteniblidad hacia una resiliencia local-global formará parte de la tercera jornada de este curso.

JUEVES, 14 DE JULIO

Gobernanza ciudadana: la participación en democracias profundas

 

La participación es un valor clave de los sistemas democráticos actuales ya que crea hábitos interactivos y esferas de deliberación pública que resultan claves para la consecución de individuos autónomos. Igualmente tiende a crear una sociedad civil con fuertes y arraigados lazos comunitarios creadores de identidad colectiva, esto es, generadores de una forma de vida específica construida alrededor de categorías como bien común y pluralidad.

 

Pero para conseguir espacios donde la participación social sea real tenemos que empezar a trabajar desde el conocimiento más profundo de conceptos como democracias profundas y/o gobernanza ciudadana. Durante esta jornada las personas participantes tendrán la oportunidad de delimitar estos conceptos y avanzar en experiencias en esta línea.

VIERNES, 15 DE JULIO

Otros modelos posibles en el paradigma del Buen Vivir: De la Economía del Bien común a las ciudades en transición

 

La situación actual de crisis multidimensional obliga, más que nunca, a organizar la vida económico-social de otra forma, a emprender un camino socioeconómico diferente. Para realizar ese camino, necesitamos, por un lado, analizar las posibles enseñanzas que cabe extraer del análisis teórico e histórico de transiciones socioeconómicas y socioecológicas pasadas, y, en segundo lugar, las estrategias y políticas concretas que se pueden poner en marcha para iniciar fase intermedias de adaptación.

 

A través de diferentes ejemplos profundizaremos en el paradigma del Buen Vivir que aglutina experiencias como la Economía del Bien Común, donde Miranda de Azán está siendo protagonista, así como iniciativas de ciudades en transición a considerar muy interesantes.